¿Hay efectos secundarios en la masturbación?

La masturbación es inofensiva. Algunas personas pueden experimentar rozaduras o sensibilidad en la piel si están demasiado ásperas, pero esto generalmente sanará en unos pocos días.

Si los hombres se masturban con frecuencia en un corto espacio de tiempo, pueden experimentar una ligera hinchazón del pene llamada edema. Esta hinchazón suele desaparecer en un par de días.

Otros posibles efectos secundarios incluyen:

Culpa

Algunas personas a las que les preocupa que la masturbación entre en conflicto con sus creencias religiosas, espirituales o culturales pueden experimentar sentimientos de culpa. Sin embargo, la masturbación no es inmoral o incorrecta, y el placer personal no es vergonzoso.

Hablar de los sentimientos de culpa con un amigo, un profesional de la salud o un terapeuta especializado en salud sexual puede ayudar a una persona a dejar atrás los sentimientos de culpa o vergüenza que conectan con la masturbación.

Disminución de la sensibilidad sexual

Hombre y mujer en la cama con aspecto molesto, con problemas de intimidad sexual.
Las técnicas de masturbación agresivas o excesivas pueden reducir la sensibilidad sexual.

Si los hombres tienen un método de masturbación agresivo que implica un agarre demasiado apretado en su pene, pueden experimentar una disminución de la sensibilidad. Un hombre puede resolver esto con el tiempo con un cambio de técnica.

La estimulación mejorada, como el uso de un vibrador, puede aumentar la excitación y la función sexual general tanto en hombres como en mujeres.

Las mujeres que usan un vibrador han reportado una mejora en la función sexual y la lubricación, mientras que los hombres experimentaron una mejora en la función eréctil.

Cáncer de próstata

El jurado decide si la masturbación aumenta o disminuye el riesgo de cáncer de próstata. Los investigadores necesitan realizar más estudios antes de poder llegar a una conclusión.

Un estudio de 2003 demostró que los hombres que eyacularon más de cinco veces por semana durante los 20 años tenían un tercio menos de probabilidades de desarrollar cáncer de próstata agresivo que aquellos que eyacularon con menos frecuencia.

Los investigadores especulan que la reducción del riesgo se debe a que la eyaculación frecuente puede prevenir la acumulación de agentes causantes de cáncer en la glándula prostática.

En un estudio de 2016 se descubrió un vínculo similar entre la eyaculación frecuente y un menor riesgo de cáncer de próstata. Los investigadores encontraron que los hombres que eyaculaban 21 veces al mes o más tenían un riesgo reducido de desarrollar cáncer de próstata.

En contraste, un estudio de 2008 encontró que la actividad sexual frecuente durante los 20 y 30 años de un hombre aumentaba su riesgo de cáncer de próstata, especialmente si se masturbaba regularmente.

Interrumpir la vida diaria

En casos raros, algunas personas pueden masturbarse más de lo que desean, lo que puede:

  • hacer que falten al trabajo, a la escuela o a eventos sociales importantes
  • interrumpir el funcionamiento diario de una persona
  • afectar sus responsabilidades y relaciones
  • servir como escape de problemas de relación o sustituto de experiencias de la vida real

Alguien que piense que podría verse afectado negativamente por su práctica de masturbación debe hablar con un profesional de la salud.

Un médico o consejero puede sugerir terapia de conversación para determinar formas en que podrían manejar su comportamiento sexual.

Consultar a un terapeuta sexual también puede ayudar con las estrategias de afrontamiento para la masturbación excesiva. Para localizar a un terapeuta sexual local, una persona puede visitar la Asociación Americana de Educadores, Consejeros y Terapeutas de Sexualidad (AASECT, por sus siglas en inglés).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.